viernes, 20 de marzo de 2015

Arroz embrujado, un plato mágico en el norte de Bogotá

Arroz embrujado. Restaurante Brujas en Bogotá. Foto: Jorge Bela
Abel no tuvo que realizar largos viajes de estudio, ni consultar sesudas enciclopedias gastronómicas: al desarrollar la carta de Brujas — su nuevo restaurante — encontró la inspiración en la cocina de su abuela y en su natal Almería. Aunque la carta tiene reflejos de toda la cocina clásica española, los mayores acentos son andaluces, y eso es una suerte para todos los que adoramos y añoramos esa cocina del sur de España.
calamares a la romana: los mejores de Bogotá. Foto: Jorge Bela
Brujas está ubicado en el edificio de la Cámara de Comercio Hispano Colombiana, muy cerquita del Parque de la 93, uno de los epicentros de la gastronomía bogotana. El comedor del restaurante es relativamente pequeño, pero se abre a una amplia terraza, con varias mesas, que fue donde nosotros almorzamos. Allí es frecuente ver a Abel, o a sus socias, Araceli y Pilar, atendiendo a los clientes y revisando todos los detalles. La clientela es española y colombiana por igual, y el ambiente es distendido, compuesto mayoritariamente por gente de negocios a la hora del almuerzo (también se sirven cenas).
Croquetas variadas. Restaurante Brujas, Bogotá. Foto: Jorge Bela
La carta incluye platos fuertes, pero a nosotros nos apetecía más picar. Esta costumbre radicalmente española —y mediterránea—está cogiendo cada vez mas fuerza en Colombia. Cuando llegué hace cinco años era raro ver a gente compartir platos, pero ahora es mucho mas común, incluso hay restaurantes cuyas cartas se basan en este concepto, y están abarrotados.
Pitas, un guiño a la cocina de Oriente Medio. Foto: Jorge Bela
Con la asesoría de Abel, pronto llegamos a un consenso: empezar por los calamares rebozados, sin duda entre los mejores de Bogotá: crujientes y en su punto. A continuación probamos las pitas, una concesión a la comida de oriente medio, pero ajustada a los sabores andaluces con una sabrosa salsa de pisto. Cuando aún no habíamos terminado las pitas, aparecieron las croquetas variadas, también excelentes (el punto de fritura define la calidad de un restaurante). Finalmente, antes del plato principal, nos sirvieron unos extraordinarios espárragos con jamón serrano, un plato ligero, delicioso y de presentación espectacular.
Extraordinarios espárragos con jamón serrano.
Pero no podía faltar el arroz, y Abel nos recomendó el plato estrella de la casa: el arroz embrujado. Se trata de una versión almeriense de la tradicional paella, que en nada desmerece a la valenciana (algunos expertos que afirman que los mejores arroces de España se comen en la zona de Murcia / Almería, y por favor que nadie se ofenda con esto: son todos maravillosos). Pero Abel quiso hacer un guiño a la gastronomía colombiana, y tuvo la feliz idea de decorar el plato con chips hechos con papas de la sabana: un gran cierto.
Buen servicio en un ambiente distendido. Foto: Jorge Bela
Los platos compartidos, las botellas de vino, y la excelente compañía lograron el efecto inevitable: el tiempo transcurrió velozmente. Mi amiga Toya, maestra bloguera, murciana y excelente conversadora, impuso el postre: crema catalana, a la que Abel añadió una torta de chocolate caliente con helado.

Brujas es un gran restaurante español en Bogotá, espero tener la ocasión de regresar pronto.
Crema Catalana. Foto: Jorge Bela
Brujas:  Calle 90 18-16 Chico / Bogotá, Colombia / 2363982 - 6225768

No hay comentarios:

Publicar un comentario