martes, 10 de julio de 2018

Masonic House of the Temple: a Wonder Hidden in Plain Sight

Masonic House of the Temple. Photo: Jorge Bela
There is plenty of invocation to classical architecture in Washington. Even modern buildings include ornamental or structural features that can be traced to antiquity, sometimes in a subtle manner, such as the patterns on the Metro’s station vaults, sometimes in a truly bizarre way, such as the superimposition of two different Italian palazzos into what is now the National Building Museum. L’Enfant’s 18th century plan and several major early buildings, such as the White House or the Capitol, seemed to set the path to follow. In the 19th century, however, there was some appetite to explore other styles, as best exemplified by the Old Executive Office Building, the Library of Congress or the first Smithsonian Institution. By the early 20th century the debate was settled, and the classicalworld became the dominant influence for the next seven decades.

I admit that I have a soft spot for buildings that are almost carbon copies of the wonders of the ancient world. The most famous and beautiful of them is the Lincoln Memorial (Henry Bacon, 1922), which looks a lot like Athens’ Parthenon. There is, however, an architect who got to design not one, but two of such buildings: John Russell Pope. One of the most influential architects in DC, he is better known for his most popular work: the Jefferson memorial, which closely resembles Agrippa’s Pantheon. Equally spectacular, but far well less known, is the Masonic House of the Temple, which was clearly inspired in the Mausoleum at Halicarnassus. (It is remarkable that Russell Pope also designed two major buildings in the Mall, the National Archives and the National Gallery of Art West Wing, perhaps his masterpiece. We we will look at these buildings in future posts).
The Library. Photo: Jorge Bela
The House of the Temple was Russell Pope’s first major piece of work in Washington. Until then his work was limited to houses and small-scale projects. Despite it’s massive size and unique architecture, it is not on the radar for most of Washington visitors. It did achieve some notoriety as the setting for several scenes in Dan Brawn’s latest blockbuster novel, the Lost Symbol. For some passersby, it might even look mysterious or spooky. I live just one block from it, and it has been the subject of my fascination since I bumped into it by chance a few years ago. It has been open to the public since it was complete.
The Grand Stairway. Photo: Jorge Bela
On the day of my visit, a small group of about 10 people gathered in the hall while we waited for our guide: Thomas. About half of them were masons. The visit took almost two hours, and there are plenty of stairs, although I did see some elevators that could be used if necessary. There are many places along the way where visitors can sit if tired. Thomas led us through several rooms, from the gigantic ceremonial hall, which sits just under the pyramid on the roof, to the much smaller rooms dedicated to specific functions. The level of decoration and detail is astonishing: no expense ware spared during the construction. The building even has an early air condition system, which funneled air from the cooler underground tunnels to the big ceremonial hall. The system was damaged during the earthquake of 2011 and is not currently working at full capacity.
Thomas, our guide at the temple. Photo: Jorge Bela
Thomas, who is not yet a mason, gave us a lot of detail about the rituals that took place on each room. He patiently answered the endless questions posed by a particularly inquisitive group. The high quality of his commentary made a substantial difference in a tour that could feel too long (it lasts longer that the tour to the US capitol, for example). The library, a central spot for the journey towards enlightenment that masonry provides, was our last stop during the visit.




Two giant sphynxes seat on each side of the temple’s main door (it is believed that lions decorated the exterior of original mausoleum). They represent the pillars that stood at the gate of Salomon's temple. One has its eyes closed, while the other has its eyes wide open, representing the transit from darkness to enlightenment that the masonic rituals and believes provide. The enormous columns, steep staircase, even the sphinxes can be intimidating from the outside. Nevertheless, the staff is very friendly and welcoming on the inside. There is no charge, and I strongly recommend the visit to anyone interested in the masons or in Russell Pope´s architecture. 


House of the Temple
1733 16th St. NW  •  Washington, DC  20009–3103
T: 202–232–3579  •  F: 202–464–0487
E: council@scottishrite.org

Near by: Dupont Circle and it's historic mansions. Trendy restaurants on 14th and 17th Streets.



Possible rendition of the original Mausoleum.






miércoles, 4 de julio de 2018

The Empire State Plaza: when architecture turned men into gods

Empire State Plaza. Foto: Jorge Bela
Empire State Plaza. Foto: Jorge Bela

One of the more distinct features of modern architecture is how for its practitioners and promoters it held the promise of being able to achieve profound social transformations. At a time of great optimism and technical progress, it made sense to believe that grand architectural projects could almost single handedly solve problems such as poverty or urban decay. The collaboration between billionaire and politician Nelson Rockefeller and the architect Wallace Harrison produced some of the best examples of large scale projects of this type in the United States.

It started with the construction of Rockefeller Center in the 1930s. Nelson was in his twenties then, and did not play a major role in the project, which was led by his father Jhon D. Rockefeller Jr. It continued with the development of the United Nations complex, which was built on land donated by Nelson. But it did not come into full fruition until after Rockefeller became governor of New York in 1959. During his almost four terms as governor he launched a series of massive public work projects, of a scale that would be unthinkable under the current political environment. They include public housing complexes and several entire university campuses, all built at once. Some are as massive as the University at Albany (which currently enrolls over 17,000 students) or SUNY Purchase.

Rockefeller hired Harrison to lead two of his biggest public work projects: Lincoln Center, in New York City, and the Empire State Plaza, in Albany. In addition to the master plan for both sites, Harrison designed the most relevant buildings, such as the Metropolitan Opera House, or most of the buildings at the Plaza. Both projects fully reflect the optimism of the era, and the ambition of the modern architecture to serve as a way to bring about social progress and change.

Empire State Plaza. Foto: Jorge Bela
Empire State Plaza. Foto: Jorge Bela

Albany was one of the largest and more prosperous cities in the US through end of the end of the 19th century. The 20th century brought about a process of slow but inflexible decline. In the 1950s and 60s alone it lost about 20% of its population. This process took a heavy toll in the city. The neighborhood located just south of the Capitol became known as “the Gut.” Its 40 blocks housed a melting pot of Jews and immigrants from Italy, Ireland, Armenia, Quebec and other countries. Rockefeller once said that he was embarrassed by it when dignitaries came to Albany. Legend says that on an airplane ride with Harrison, he sketched on the back of a postcard something that resembles the current plaza. He handed it to Harrison and commissioned him to fully design and build it.

The scale of the project is colossal. Five towers rest on top of a podium that has by itself 3.8 million square feet of usable space (one of the largest buildings in the world). There is also a massive concrete theatre shaped as an egg, and a brutalist building that houses a library and a museum. A very complex highway, 787, was built to feed the plaza, although luckily it was not completely finished, as its east extension would have razed what is now one of the nicest neighborhoods in Albany, including Washington Park. A monumental arch, St. Louis style, was also designed but not built due to budget constraints. In total, more than 1,500 houses and apartment buildings were torn down, displacing 9,000 people and 3,600 households, 350 businesses, four churches and 29 taverns (see a wonderful article on the Times Union reviewing this process).

I was lucky enough to meet the architect George Dudley on the early 90s at a party in the house of our common friend Clare Yates. He had worked with Harrison on most of his projects and was responsible for coordinating the building of the Plaza. He jokingly mentioned that the house we were standing in would have been razed had the 787 highway been completed as planned. He explained to me that the design of what is now known as Swan Street Building was done to accommodate the Department of Motor Vehicles. At a time when computers were still not widely used, they needed a very long, but not very tall building, to orderly move and process the massive amount of paperwork. The building is only 80 feet tall, a relative dwarf amidst giants, but it is almost a quarter of a mile long. Its massive white marble covers serve as a formidable wall that separates the Plaza from the city. “It should be torn down, it has outlived its useful purpose,” George said to my amazement. He was still thinking big!
Swan Street  Building, Albany. Foto: Jorge Bela
Swan Street  Building, Albany. Foto: Jorge Bela

When the Plaza was finally completed, 11 years after the first stone was laid in 1965, it had few defenders. The New York Times critic called it in 1982 a “silly work of architecture, pompous and dull beyond belief, it looks more like a Buck Rogers view of the city of the future than like anything real.” To be precise, he blamed Rockefeller, and not Harrison, for what he considered to be a disaster. Time, however, has brought new interest to the Plaza. When I visited it last week, there were two architects from the Netherlands taking pictures in a great estate of excitement. About 11 thousand people work there every day, and to me it seems a much more beautiful and practical solution than the office campuses that have proliferated in other state capitals.

It is harder to evaluate the Plaza’s impact on Albany. A recent PBS documentary, The Neighborhood that Disappeared, chronicles what was lost. There are newer approaches to urban renewal that would have been far more respectful with the decaying Victorian architecture. Still, what could have happened is an exercise of imagination. What we can see now is that the old houses that survived south of the Plaza are now in very bad state of disrepair, and many of them boast the dreaded red X which tells firefighters that no one lives there, and they should not enter in case of fire.
Corning Tower Observation Deck. Albany, NY. Foto: Jorge Bela
Corning Tower Observation Deck. Albany, NY. Foto: Jorge Bela

I really like the Plaza. It is worth visiting Albany, where I lived for a little over five years, just to see it: no lover of modern architecture would be disappointed. Of course, there are many other things worth seeing, including the University’s main campus, Edward Durrell Stone’s most ambitious design. But still, the Plaza serves as the focus point for New York’s capital. I have many memories of jogging around it’s fountain, or braving the elements in the gigantic underground tunnel complex (which houses the larges public exhibit of modern art in the world). If you go, I would love to hear what you think about it.

martes, 22 de agosto de 2017

Guianza en tiempos de Crisis / Guiding in times of Crisis


(English version below)

Los recientes atentados en Barcelona nos recuerdan que una situación de emergencia, bien causada por un atentado o por causas fortuitas, se puede presentar en cualquier momento, en cualquier lugar. Los gestores del tour (TD) establecemos una pacto de confianza con los viajeros: a cambio de la aceptación voluntaria de nuestra autoridad,  les ofrecemos ser no solo los guías que mostramos los lugares más interesantes, sino también los gerentes que resolvemos los problemas más diversos que se puedan ir presentando en el tour: convivencia, logística, salud, por poner algunos ejemplos.  Si el TD renuncia a la parte del pacto que le obliga a atajar estas dificultades de la mejor manera posible, perderá el respeto del grupo, y el tour será un fracaso.

Un atentado es, por supuesto una situación extrema, pero para la cual debemos estar preparados. Dos de mis mejores amigos comenzaban un tour en Barcelona precisamente el día de los ataques. Durante cualquier crisis, los participantes nos mirarán a nosotros como primera fuente de información, en busca de claves sobre cómo actuar. Debemos dar respuesta.

Aunque es imposible en un post tan corto examinar toda la casuística posible, nuestra actuación se debe guiar por una serie de principios generales:

1. En primer lugar, si hay heridos toda nuestra atención se debe centrar en conseguir que reciban la atención médica que necesiten. En esto no cabe duda alguna: la atención médica de los heridos debe ser prioritaria. El resto de los participantes deben ser reagrupados y puestos a salvo, preferiblemente en el hotel si es posible.

2. En segundo lugar, se debe buscar el momento para establecer comunicación con la oficina de la agencia de  viajes, y dejares saber con el  mayor detalle posible cual es la situación. Los familiares que no puedan contactar directamente con los suyos llamarán a la empresa. Es importante que tengan la mayor cantidad de información sobre lo sucedido, especialmente si hay heridos o fallecidos. Hay que enviar lo antes posible cualquier novedad a medida que se vaya produciendo.

3. En tercer lugar, una vez que se haya asegurado la situación de los posibles heridos, o si no los ha habido, la tarea crucial es la de comunicar tranquilidad a los participantes del tour. Nuestros conocimientos locales, que suelen incluir el idioma y las costumbres, y nuestra experiencia se convierten en nuestras mejores herramientas. Al mirar hacia nosotros en busca de respuestas, deben encontrar un inequívoco mensaje de tranquilidad y seguridad. Una vez agrupados todos los participantes en el hotel, debemos elaborar un plan con los próximos pasos. Debemos permanecer tranquilos y accesibles en todo momento.

Tras un atentado es muy frecuente que se generen y distribuyan todo tipo de informaciones alarmistas y falsas. Es importante ignorarlas, e impedir que creen situaciones de pánico entre nuestros clientes. Debemos conseguir seguir siendo la principal fuente de información para nuestro grupo. Pero eso implica estar muy atentos, y nunca repetir información incorrecta o imprecisa.

Una vez pasado el momento de crisis inicial, será necesario tomar una serie de decisiones importantes: ¿el tour debe continuar, o interrumpirse? Si hay heridos, ¿quién debe quedarse a su cargo? ¿es necesario hacer alguna repatriación? Estas decisiones se deben tomar de acuerdo con las instrucciones de la empresa, pero a menudo el mayor peso de las mismas recaerá sobre nosotros, pues disponemos de la mejor información sobre el terreno. Una vez tomadas las decisiones, todas las partes implicadas deben ser informadas lo antes posible. Las empresas suelen tener protocolos muy precisos sobre cómo actuar en los casos más graves.

El papel de un buen guía no se limita a demarcar rutas, suministrar entretenimiento o relatar historias interesantes. Incluye también una vertiente muy importante en el mantenimiento de la seguridad del grupo y sus integrantes, especialmente, aunque no solo, en tiempos de crisis. Para ello es imprescindible que el grupo confíe en nosotros plenamente. Desde el primer momento en el que nos encontramos con los viajeros, hasta el instante de la despedida, debemos ser conscientes de que en cualquier instante puede desencadenarse una emergencia, y entonces será necesario por un lado que el grupo confíe en nosotros, y por el otro que nuestro comportamiento no erosione de forma alguna esa confianza. No es tarea fácil, ni automatizable. Tampoco se puede improvisar, debemos estar preparados, y ser en todo momento profesionales,

English version

Guiding in times of crisis

The recent attacks in Barcelona remind us that an emergency situation, whether caused by an attack or by chance, can occur anytime, anywhere. Tour directors (TD) establish a pact of trust with the travelers: in exchange for their collaboration and their voluntary acceptance of our authority, we offer to be not only the guides that show the most interesting places, but also the managers that solve the incredibly diverse problems that can arise  during the tour: relations between guests, logistics, health hazards... .If the TD ignores the side of the deal than demands tackling these challenges in the best possible way, it does so at the peril of losing the group’s respect, and the tour It will be a failure.
A terrorist attack is, of course, an extreme situation, but for which we must be prepared. Two of my best friends started a tour in Barcelona precisely on the day of the recent attacks. During any crisis, participants will look to us as the first source of information, searching for clues about how to act. We must respond. Although it is impossible in a short post to explore all possibilities, our action must be guided by a series of general principles:

1. First and foremost, if there are injured guests, our full attention must be achieved in getting them to receive the medical care they need. There is no doubt about this. The rest of the participants should be regrouped and brought to safety, preferably in the hotel if at all possible. But medical care for the wounded must be the priority.

2. Second, we should find the time to establish communication with the office, and give them as much information as possible. Family members who cannot contact their family members will call the travel  company. It is important that they have the most comprehensive information about what happened, especially if there are any injuries or deaths. Anything update shpuld be communicated as soon as it is produced.

3. Third, once injured have are under proper medical care, or if there are no injuries, the crucial task is to reassure and calm tour participants. Our local knowledge, which often includes language and customs, and our experience become our best tools. As they look at us for answers, they must find an unmistakable message of calm and safety. If possible, it is best to transfer all the participants to the hotel, while we elaborate a plan with the next steps. We must remain calm and accessible at all times.

After an attack it is very frequent that all types of alarmist and false information is distributed thorugh social and even conventional media. It is important to ignore or downplay it, so we can avoid creating panic among our customers. We must be able to remain the main source of information for our group. But that means being very attentive, and never repeating incorrect or inaccurate information.

Once the initial crisis is over, it will be necessary to make a series of important decisions: should the tour continue or be interrupted? If there are any injured guests, who should remain in their care? Is it necessary to do some medical evacuations? These decisions must be taken in coordination with the travel company, but often the greatest weight will fall on us, since we are in the field and have the best information. Once decisions have been taken, all parties involved should be informed as soon as possible. Companies often have very precise protocols on how to act in the most serious cases.

The role of a good guide is not limited to planning routes, providing entertainment or telling interesting stories. It also implies a very important aspect in maintaining the safety of the group, especially, but not only, in times of crisis. For this, it is imperative that the group trusts us fully. From the first moment in which we meet with the travelers, to the moment of the farewell, we must be aware that at any moment an emergency can be triggered. Then it will be necessary, on the one hand, that the group trusts us, and on another that our behavior does not erode that trust in any way. This task is neither easy not succeptible of automation. In addition, it cannot be improvised, we must be prepared for it, and always behave professionally during the tour.

miércoles, 26 de julio de 2017

Visita a Tudor Place, o el guía como trovador

(English version below) 🇬🇧
Courtney, en Tudor Place
El aplastante calor de ciénaga que sumerge a Washington en julio y agosto no pudo franquear la puerta que se cerró a mi espalda. Courtney, nuestra guía en la visita a Tudor Place, esperaba sentadita detrás de una mesa. A la hora en punto, comenzó la visita para el grupo de unas doce personas. Acondicionadores de aire portátiles, espesas cortinas en los ventanales, y techos altísimos aseguraban una temperatura agradable.

Tudor Place, un lugar que ningún visitante de Georgetown debería perderse, fue diseñada por William Thornton, el afamado arquitecto del primer capitolio. Fue un encargo de Martha Custis, nieta de George y Marta Washington, que pagó la construcción con dinero recibido en herencia de sus abuelos. Las líneas arquitectónicas están claramente inspiradas en las ideas de Paladio, tan en boga en aquella época. Las obras del edificio principal terminaron en 1816, y desde entonces, hasta la muerte de su último miembro, ha estado en manos de la misma familia.

Courtney nos iba llevando de salón en salón, desgranando incontables detalles sobre la casa, la familia propietaria, con sus pasiones y desavenencias, los esclavos que la habitaron, los avatares durante la guerra civil…Cada mueble, cada pieza decorativa, cada rincón desencadenaba un interesante relato. La estrecha relación entre lo que veíamos y la historia de Estados Unidos añadía una dimensión solemne al recorrido. En pocos minutos, olvidé completamente que estaba en Washington, en pleno siglo XXI, y me vi transportado a un mundo que ya hace mucho tiempo que ha desaparecido.
Tudor Place, Georgetown
Claro que la visita a tan hermosa mansión es interesante en todo caso, pero los relatos de Courtney marcaron toda la diferencia. Su entusiasmo, su conocimiento, y su capacidad de despertar la imaginación convirtieron una visita turística más en una experiencia absolutamente memorable. Aún después de terminar el recorrido, que se extendió por bastante más tiempo del inicialmente previsto, sus sugerencias me guiaron en la visita al jardín, y me ayudaron a comprender la forma en la que la mansión se engarza con su barrio en Georgetown.

Los guías son, a fin de cuentas, juglares. Repiten historias, evocan sentimientos, buscan inspirar a los visitantes. Courtney no es una experta académica. En su narrativa pude detectar algunos errores menores. Pero esto es lo de menos. En mi trabajo, también de cuando en cuando he deslizado datos equivocados, y constantemente me veo enfrentado a preguntas cuya respuesta desconozco. No se trata de defender un examen ante un tribunal hostil, sino de evocar las imágenes necesarias ante un colectivo que está claramente de tu parte.
Tudor place, Georgetown
La tecnología ha facilitado enormemente la extensión de las audioguías. Ya no son necesarios los armatostes de antaño: los smartphones, conectados a una red wifi gratuita, ya cumplen esa función perfectamente. Una visita a un museo es por lo general mejor con audioguía que sin ella. Sin embargo, nada puede sustituir a un buen guía de carne y hueso. Mientras las dispositivos repiten el contenido enlatado sin atender a ninguna circunstancia, los guías podemos ajustar finamente la narrativa, de acuerdo con variables como la composición del grupo, las noticias del día, el clima…obviamente también podemos responder preguntas, o dar un carácter más interactivo al recorrido. Aunque las funciones más básicas de la guianza pueden ser automatizadas, la capacidad de narrar historias adaptadas a cada audiencia no lo puede ser, al menos de momento.

Al contratar un viaje, se está contratando muchas cosas: transporte, alojamiento, alimentación….  pero sobre todo la expectativa del cumplimiento de un sueño, de un anhelo. Un buen guía, con su narrativa, puede ayudar a acercar la nuda observación de un lugar concreto, a la imagen esperada en el sueño. Contexto, información, evocación….estas son sus herramientas. Todo lo automatizable se automatizará, pero un buen trovador nunca podrá ser sustituido por un sintetizador de voz.


🇬🇧 English version

Visit to Tudor Place, or the guide as storyteller.

The crushing, swampy heat that plunges Washington in July and August could not break through the door that closed behind me. Courtney, our guide on the visit to Tudor Place, was waiting sitting behind a table. Exactly at the hour, the visit mansion started for for the small group of about twelve people. Portable air conditioners, thick curtains on the windows, and sky-high ceilings ensured a pleasant temperature.

Tudor Place, a place no visitor to Georgetown should miss, was designed by William Thornton, the famed architect of the first US Capitol. It was commissioned by Martha Custis, granddaughter of George and Marta Washington. She paid for the estate with money received in inheritance from her grandparents. The architectural lines are clearly inspired by the ideas of Paladio, so in vogue at that time. The main building was finished in 1816, and since then, until the death of its last member, has been in the hands of the same family.

Courtney was leading us from room to room, revealing countless details about the house, the family that owned it-- with its passions and quarrels-- the slaves who inhabited it, the vicissitudes during the civil war ... Every piece of furniture, every small item, every corner in the house unleashed an interesting story. The close relationship between what we were seeing and the history of the United States added a solemn dimension to the visit. In a few minutes, I completely forgot that I was in Washington, in the 21st century, as I was transported to a world that has long since disappeared.

Certainly, the visit to such a beautiful mansion is interesting in any case. Still, the stories that Courtney told us made all the difference. Her enthusiasm, knowledge, and ability to awaken the imagination turned a touristic visit into a memorable experience. Even after completing the tour, which lasted much longer than originally planned, her suggestions guided me through the garden tour, and helped me understand how the mansion fits its neighborhood in Georgetown.

Guides are, after all, troubadours. They repeat stories, evoke feelings, seek to inspire visitors. Courtney is not an academic expert. In her narrative I could detect some minor errors. But this is not important. In my work, also from time to time I have slipped wrong data, and I am constantly faced with questions that I cannot immediately answer. It is not a matter of defending an examination before a hostile tribunal, but of evoking the necessary images before a group that is clearly on your side.

The technology has greatly facilitated the extension of the audio guides. Complex devices are no longer needed: smartphones, connected to free Wi-Fi networks can perfectly fulfill that function. Granted, a visit to a museum can be much better with audio guide than without it. However, nothing can replace a good guide of flesh and blood. While the devices repeat the canned content without attending to any circumstance, the guides can finely adjust the narrative, according to variables such as group composition, news of the day, climate ... obviously, guides can also answer questions, or give make the visit more interactive.
Although the most basic functions of guiding can be automated, the ability to narrate stories tailored to each audience cannot be, at least for the time being.

When booking a tour, customers naturally expect that the basic aspects will be delivered: transportation, lodging, food .... But above all, what travelers book is the expectation of the fulfillment of a dream, a yearning. A good guide, a good narrative, can help bring the naked observation of a specific place, to the dream imagined by the visitors when they researched the destination. Context, information, evocation .... these are the guides’ tools. Everything that can be automated will be automated, but a good troubadour can never be replaced by a voice synthesizer.


sábado, 1 de julio de 2017

Terminator contra Jorge Bela: un reboot de Qué Pena Con Usted

Moley, el chef robot.
(English version below)

Desde su extraordinario blog, mi amigo y visionario Fernando Gallardo nos advierte con regularidad sobre la inevitabilidad de la automatización de incontables tareas en el sector del turismo. Donde el ser humano no aporte un valor adicional y singular, las máquinas ocuparán su lugar más temprano que tarde. Autómatas de todo pelaje se encargarán de la mayor parte de los trabajos vinculados a la logística. Los humanos tendremos mayores posibilidades de sobrevivir allá donde contribuyamos a mejorar la experiencia del viajero, o donde la liturgia prescriba nuestra presencia. Si no, que se lo pregunten a las extintas y no añoradas operadoras telefónicas…

En un reciente intercambio con una de sus seguidoras, Fernando predijo que a medio plazo los guías seremos sustituidos por máquinas. Los primeros en caer serán los tradicionales guías del “megáfono y banderín,” auguraba la seguidora. Obviamente, estos vaticinios lograron poner mis pelos de punta: aún no llevo dos años en esta profesión ¿y ya me veo en una lucha mortal cara a cara con Terminator?

Aunque mi primer instinto fue descartar esta posibilidad, ¡nunca sucederá en mi digna y valerosa profesión!, una anécdota reciente me hizo titubear.  Llegando Leon tras una larga jornada en un tour del Camino de Santiago, dos participantes indicaron que por ligeras molestias en los pies no iban a acompañar al grupo en su visita, con guía oficial, a la ciudad y su catedral. Durante la cena nos comentaron que se habían subido a unos de esos trenecitos que recorren los centros históricos, y en los que los pasajeros son bombardeados con comentarios enlatados en tres idiomas. Para mi sorpresa, las viajeras quedaron encantadas con el paseíto, incluso hablaban con entusiasmo del comentario automatizado….La mejora de los sistemas de generación de voz sintética y la creciente comodidad de los sistemas de transporte, con los amenazadores drones ya nítidamente en el horizonte, ¿se convertirán en instrumentos de combate que finalmente logren acabar con mi profesión?

Aunque estoy de acuerdo con Fernando en el fondo del asunto—todo lo automatizable se automatizará—la cuestión a debatir es hasta qué punto la tarea de guía turístico es automatizable. Esto sin duda invita a una reflexión sobre qué es la profesión misma, cual es en realidad nuestra tarea. Es fácil identificarnos cuando recorremos las ciudades con nuestros banderines y nuestros megáfonos, pero ¿es eso lo que caracteriza la profesión? ¿es esa nuestra tarea central? ¿Cuál es el papel del guía turístico, y cual es su valor en la creciente y siempre en rápida transformación industria de los viajes?

En Qué Pena con Usted nos hemos tomado un largo descanso. A lo largo de este año he acometido la transición profesional completa e irreversible desde el periodismo a la guianza. Sin embargo, viajar y escribir son actividades que combinan muy bien, y hace un par de meses que vengo echando de menos los teclados. Ha llegado el momento de desempolvar el WordPress.

En esta nueva etapa, voy a alternar entradas en las que reflexione sobre mi profesión con otras sobre los destinos que vaya visitando en el ejercicio de la misma. Obviamente, voy a empezar intentando dar respuesta a las preguntas que en esta entrada sugiero. Pero también quiero escribir sobre Cuba, país en el que he pasado más de tres meses en el último año. Como en la etapa anterior, intentaré encontrar historias que contradigan los lugares comunes y los estereotipos que inevitablemente circundan los destinos que visito.

Espero que encuentren mi blog interesante, aunque ya me ocuparé de Colombia con mucha menor asiduidad. Estoy abierto a todo tipo de sugerencias y comentarios.

¡Hasta la vista babies!

Guia turístico en Japón en el s. XVIII

English Version

Terminator against Jorge Bela: a Que Pena con Usted reboot

My visionary friend Fernando Gallardo warns us regularly thtrough his extraordinary blog, about the inevitability of automating countless tasks in the tourism sector. Whenever human presence does not provide an additional value, the machines will occupy their place sooner rather than later. Automata of all kinds will handle most of the work related to logistics. Humans will have greater chances of survival wherever we contribute to improving the traveler's experience. Also, we will be there whenever the liturgy prescribes our presence. The long-gone and not missed telephone operators show us how the future might go ...

In a recent exchange with one of his followers, Fernando predicted that in the medium term guides will be replaced by machines. Traditional "megaphone and pennant" guides will be the first ones to go, predicted the follower. Obviously, these predictions rattled me: I have not had even two years in this profession, and I am already about to enter in a deadly face-to-face fight with Terminator?
Although my first instinct was to discard this possibility, a recent anecdote sunk me in an ocean of doubt.

Last fall, arriving in León after a long day hike on a Camino de Santiago tour, two participants indicated that due to slight discomfort in their feet they would not join the group on the city and Cathedral tour, led by a licensed and expert guide. Later, at dinner, they told us that they had taken one of those little trains that run through historic centers, while passengers are bombarded with canned comments in three languages. To my surprise, the travelers were delighted with the ride, and even spoke enthusiastically of the automated commentary .... Perhaps the improvement of synthetic voice generation systems, and the increasing availability of self driven transport systems, possibly soon including drones, will after all become a very real threat to my profession.

Although I agree with Fernando on his main point: everything that can be automated will be automated, I am nos so sure that my profession falls under that category. This certainly invites a reflection on what the profession guide is all about, what are truly our tasks, our objectives. We make ourselves easy to identify, leading groups  thorugh cities with flags and megaphones, but it is not so easy to pinpoint what are the core services that we provide, what is our core value in the ever-growing and rapidly changing travel industry.

At Que Pena con Usted we have taken a very long break. Throughout this year I have undertaken the complete and irreversible professional transition from journalism to guidance. However, traveling and writing are activities that combine very well, and for a couple of months I have been missing the keyboards. It's time to dust off WordPress.

In the renewed blog, I will alternate entries in which I reflect on my profession with entries covering the destinations that I visit while working. Obviously, in my first posts I will start by trying to answer the questions that I suggest here. But I also want to write about Cuba, a country where I have spent more than three months in the last year. As usual, I will try to find stories that contradict the common places and the stereotypes that inevitably surround any destination.

I hope you find my rebooted blog interesting, even though I will be dealing with Colombia far less often. I am open to any kind of suggestions and comments.

Hasta la vista babies!

lunes, 24 de octubre de 2016

Una noche en el Metropolitan Opera House de Nueva York

Lincoln Center. Foto: Jorge Bela
Qué pena con usted se fue a la ópera, y debo decir que Lincoln Center todavía impresiona. El tiempo no parece haber dejado sus huellas sobre los tres edificios que flanquean la plaza principal. Se trata de una impresión engañosa, pues el espacio ha sufrido numerosas intervenciones, algunas de calado, desde su inauguración en los años 60. Sin embargo, sobre todo por la noche, la pureza de las líneas, la repetición de los patrones, y el brillo de los candelabros, se convierten a la plaza en el zaguán perfecto para un gran espectáculo artístico.
Metropolitan Opera House. Foto: Jorge Bela
El Lincoln Center es uno de los centros artísticos más ambiciosos del mundo, fruto de una forma de pensar muy concreta. A mediados del siglo pasado todo parecía posible en el mundo de la arquitectura. Y no me estoy refiriendo tan solo al ámbito de la vivienda o el comercio: la arquitectura moderna aspiraba a convertirse en la herramienta capaz de resolver los grandes problemas sociales. Incluyendo los del mundo de las artes. Constantes y asombrosos avances en las técnicas constructivas parecían augurar un futuro de progreso sin límite.

Lincoln Center. Foto: Jorge Bela
Los arquitectos y planeadores urbanos no titubeaban ante los proyectos más ambiciosos, y desde su optimismo y firmes convicciones consideraban ideas como demoler París y sustituir los viejos edificios por una ciudad más moderna. París, afortunadamente, sobrevivió, pero el movimiento moderno transformó profundamente la mayoría de las ciudades en todo el planeta. Y Nueva York, por supuesto, contiene algunos de sus mejores ejemplos, como el propio Lincoln Center. Wallace Harrison fue el autor del plan general y del diseño del teatro de la ópera, el edificio central. Anteriormente, había participado en proyectos como las Naciones Unidas o Rockefeller Center. Aunque quizá su obra más importante sea el Empire State Plaza, un descomunal centro administrativo para cuya construcción fue necesario demoler 1.200 edificios del centro histórico de Albany.
Lincoln Center. Foto: Jorge Bela
Mientras los grandes proyectos monumentales han pasado, en gran medida, de moda, la ópera de Harrison sigue siendo una obra maestra. Desde la plaza, a través de grandes cristaleras, se pueden contemplar sus bellísimas escaleras curvadas. Y, por supuesto, las descomunales pinturas de Chagall, un regalo no solo para los asistentes, sino para todos los neoyorquinos. No es, desde luego, un teatro pequeño: con aproximadamente 3.800 localidades es el mayor del mundo. Pero los detalles, el meticuloso diseño, y el impecable mantenimiento transmiten una peculiar sensación de intimidad. Eso sí, las localidades en el último piso, cercanas a la barandilla, no son recomendables para personas con vértigo. La acústica es impresionante, pese a la escala de la sala.
Lincoln Center. Foto: Jorge Bela
A diferencia de lo que sucede con otros teatros de ópera, salvo en contadas ocasiones no es difícil encontrar entradas en el Metropolitan. Hay algunas a muy buen precio, incluso por debajo de los 30$. Los espectáculos son soberbios, y la orquesta quizá sea la mejor del mundo en estos momentos. Aún para los visitantes que no disfrutan con la ópera, vale la pena compar unas entradas y acercarse al teatro una noche cualquiera. Aunque solo sea por disfrutar del edificio y del ambiente. Aunque solo sea por recordar los tiempos en los que los arquitectos soñaban con resolver los problemas del mundo a base de diseño, cálculos de estructura y mucho cariño.



jueves, 25 de febrero de 2016

Turkish Airlines: un viaje transatlántico a los buenos tiempos

Turkish Airlines. Foto: Jorge Bela
¿Desea salida de emergencia? No hay problema. Con estas amables palabras me alegró la tarde la señorita encargada de facturación de Turkish Airlines en el aeropuerto Dulles de Washington. En unos tiempos en los que muchas aerolíneas exigen abultados cobros por todo, que en algunos casos se acercan peligrosamente a la extorsión, en Turkish siguen sin cobrar por nada. Al entrar en el avión, un moderno Airbus 330-300, nos daba la bienvenida un nutrido grupo de la tripulación, incluyendo el Sky Chef. Y es que en Turkish visten a un tripulante con el atavío tradicional de los chefs, se supone que para cocinar los exquisitos platos de la clase preferente. Aún así, es un segundo síntoma claro de que en Turkish todavía están instalados en los buenos tiempos de la aviación.


Sky Chef. Foto: Turkish Airlines
A bordo Turkish Airlines. Foto: Jorge Bela
Al llegar a mi asiento, una tercera sorpresa: me esperaba un pequeño kit, con el logo del Institut Karité, París. Aunque no conocía la existencia de este aparentemente afamado instituto parisino, me causó muy buena impresión recibir el kit, detalle reservado a los pasajeros potentados en la inmensa mayoría de las aerolíneas de Europa occidental y de las Américas. Para los curiosos, el contenido es el siguiente: unas pantuflillas con el logo de Turkish, calcetines, tapones para los oídos, pasta y cepillo de dientes, antifaz y un carrito con crema para los labios. Todo de muy buena calidad, la verdad.
A bordo Turkish Airlines. Foto: Jorge Bela


A bordo Turkish Airlines. Foto: Jorge Bela
Una vez instalado en mi asiento y compartida la inevitable foto de los calcetines, me dispuse a iniciar el largo viaje de Washington a Estambul. El vuelo dura unas diez horas, pero la primera y la última son las más interesantes, por las vistas. Nada mas despegar, el avión sobrevuela Filadelfia y a continuación Nueva York, permitiendo a los pasajeros del lado izquierdo (fila A) disfrutar de unas vistas espectaculares de Manhattan. La llegada a Estambul también es espectacular.
Nueva York desde el aire. Foto: Jorge Bela
Comida en Turkish. Foto: Jorge Bela
Comida en Turkish. Foto: Jorge Bela
La comida es bastante rica, y la atención excepcional. Las bebidas alcohólicas, incluyendo un vino aceptable, son gratuitas. La atención de la tripulación es muy buena, y el viaje se hizo corto.

Del aeropuerto Ataturk había escuchado de todo: desde el fasto insuperable de su sala VIP (dicen que la mejor del mundo), hasta la pesadilla de los trámites de inmigración. Al estar en tránsito no tuve que sufrir inmigración, aunque sí un control de seguridad bastante pesado (pero eso es algo a lo que hay que irse acostumbrando: en Heathrow, por ejemplo, es mucho peor). Sin acceso a la afamada sala VIP, estuve deambulando por las salas del aeropuerto. Muchísima gente llena casi todos los rincones, y es entretenido ver las curiosas vestimentas de este lugar que es punto de encuentro entre oriente y occidente. Las cuatro horas que pasé allí se me hicieron pesadas. El abordaje del vuelo a Madrid fue caótico. El segundo salto, 4 horas hasta Madrid, fue muy similar al transatlántico, pero sin kit.



Comida en Turkish. Foto: Jorge Bela
Turkish está ofreciendo unas tarifas sumamente competitivas desde USA a España. Si el ahorro es significativo, y no hay demasiada prisa, vale la pena el rodeo. La experiencia a bordo es un viaje a otros tiempos, a los buenos tiempos en los que viajar en avión era un motivo de felicidad, y en el que las aerolíneas no se habían convertido en sucursales de Sierra Morena.


viernes, 19 de febrero de 2016

Las aerolíneas de bajo costo: una revolución en la forma de viajar (post invitado de Natalia Vasquez)


Foto: Natalia Palacio Vásquez
Recuerdo que años atrás, si quería viajar de Medellín a Bogotá y no podía hacerlo en avión debido a los altos costos, tenía que tomar un bus a la capital buscando un precio que se acomodara a mi bolsillo. Y aunque el pasaje salía mucho más barato, el tiempo que duraba el viaje por carretera (unas 8 horas, a veces más) era simplemente agotador.

Desde el año 2012, llegaron a Colombia las aerolíneas de bajo costo, ofreciendo a los usuarios un servicio con precios muy favorables a diferentes destinos nacionales. Pero no solo el precio era un motivo para viajar, el tiempo que invertíamos viajando por tierra, ahora sería aprovechado en nuestro destino favorito para compartir con la familia, amigos o simplemente explorar un lugar lleno de atractivos fascinantes.

Viva Colombia es la aerolínea de bajo costo más importante de Colombia y ocupa el tercer lugar entre las que más usan los pasajeros para realizar sus viajes, representando un 12% del mercado al año 2015. Un pasaje de avión saliendo de Medellín a Bogotá por Viva Colombia se puede conseguir desde $49.990 pesos, mientras que en bus este pasaje puede costar desde $65.000 pesos.

Este modelo busca reducir los costos por pasajero, eliminando algunos de los servicios que ofrecían las aerolíneas tradicionales. Ahora, si quieres viajar por una aerolínea de bajo costo debes tener en cuenta que existe un máximo de equipaje permitido por el cual no tienes que pagar ningún costo y que generalmente son 6kg equivalentes a una maleta pequeña o morral, equipaje suficiente para un viaje corto.

Gracias a esto hoy es posible que un estudiante que vive en la ciudad y quiere visitar a su familia en Cúcuta un fin de semana, pueda hacerlo con más frecuencia. O aquella persona que siempre soñó con conocer el mar y solo podía verlo en televisión, por Internet o revistas, ahora pueda programar su viaje a las mejores playas del país para disfrutar de esa experiencia que seguramente querrá volver a vivir más de una vez.

Por eso viajar es una de las experiencias más enriquecedoras que tenemos las personas para nuestra vida, no importa qué tan lejos vayamos y si estamos solos o acompañados. Cambiar de espacio, dejar la rutina por unos cuantos días, empacar solo lo necesario y lanzarnos al descubrir, es un sueño tangible y necesario. Y lo mejor de todo, es que una vez empezamos a hacerlo, ya estaremos pensando en el próximo destino.

¡Piensa en ese lugar que quieres conocer y busca tu vuelo al mejor precio!

Natalia Palacio Vásquez

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Bogotá y la lucha contra el cambio climático

Arco Iris sobre los Cerros Orientales de Bogotá. Foto: Jorge Bela
Arco Iris sobre los Cerros Orientales de Bogotá. Foto: Jorge Bela
Bogotá es una ciudad especialmente vulnerable a los efectos del cambio climático. Aunque no se pueden achacar directamente a éste fenómeno, los efectos del la "niña" en 2010-2011, y los actuales efectos del "niño" ilustran perfectamente estos riesgos. La niña trajo graves inundaciones a la sabana, con el desbordamiento del río Bogotá y la anegación de varios barrios capitalinos. El niño, por el contrario, está trayendo una fuerte sequía, que amenaza el ya precario abastecimiento de aguas de muchas zonas de Bogotá, y que está resultando en pérdidas cuantiosas en el sector agrícola, así como incendios en zonas de alto valor ecológico, como los Cerros Orientales. Por supuesto, el suministro eléctrico, en gran parte de origen hidráulico, también está en peligro.

La saliente administración de Gustavo Petro ubicó al cambio climático en el centro de su mandato de cuatro años. reforzando iniciativas de administraciones anteriores, y adoptando nuevas. Algunas de éstas son especialmente ambiciosas, como el proyecto de adecuación hidráulica del Río Bogotá. Les invito a leer el artículo que sobre este tema, y sobre la necesidad de dar continuidad a estas iniciativas, en URB.IM, uno de los portales de urbanismo más influyentes del mundo.

domingo, 1 de noviembre de 2015

Mompox: manteniendo viva una artesanía centenaria


Genys Pupo. Foto: Jorge Bela Kindelan
Para el visitante casual Mompox parece dormitar abrazado por el Magdalena, el gran río de Colombia. La hermosura de sus iglesias barrocas y de sus casonas, la excelente conservación del centro colonial, y el compás pausado de sus habitantes es lo primero que llama la atención a los turistas. Muchos se van felices solo con esto tras uno o dos días de visita. Yo, sin embargo, recomiendo pasar algunos días más, conociendo mejor los rincones, acostumbrándose al clima y a los ritmos que impone en la vida de los momposinos, probando los vinos dulces con sabor a frutas exóticas. Con el tiempo, algunas cosas que no se perciben de entrada se hacen visibles, como lo intrincado de sus forjados de hierro, o la calidad de sus muebles. Se pueden ver, sobre todo las mecedoras,  cuando la gente las saca en las tardes a la calle para disfrutar de las brisas fluviales. Esto no es una casualidad, el aislamiento que ha preservado la arquitectura centenaria, también ha favorecido la pervivencia de los oficios tradicionales, que se trasmiten generación tras generación. Durante los días que he pasado en Mompox he tenido la suerte de observar el trabajo de algunos de estos artesanos, y mi amiga Ruth Asens me propuso la idea de escribir un blog sobre ellos. Con la ayuda de Carmen, encargada de la Casa Amarilla, conseguí entrevistar a algunos. Aquí comparto lo que me mostraron.

La familia Pupo ha sido herrera desde tiempo inmemorial. A Genys la tradición le viene por parte de madre. Desde niña ayudaba con el fuelle, fascinada con el color intenso de la fragua. Lejos de ser observadora indiferente, prestaba mucha atención y aprendió cada detalle del trabajo de su tío Ernesto. Entonces todo se fraguaba, ahora se usa el soldador mucho más a menudo, nos aclara. Aun no ha perdido el amor por su oficio, y se dedica a él en un taller que comparte con su hermano. Es egresada de la Escuela Taller de Mompox, y también enseñó allá durante el tiempo  en que se impartía la materia. “Lo que hacemos nosotros es igual a la filigrana, solo que a escala mucho mayor,” me dijo secándose el sudor de la frente.  Puede hacer mucho calor en una fragua en un clima ya de por sí caluroso, pero Glenys no perdió la sonrisa ni por un momento mientras duró la entrevista.

El bisabuelo de Johny Sequea ya se dedicaba a la ebanistería. Él aprendió el oficio de su padre, pero también estudió por su cuenta catálogos y revistas de muebles, fijándose en cada remate, en cada técnica empleada. Uno de sus hijos, que nos observa desde el fondo del taller, ha decidido seguir la tradición familiar y está aprendiendo el oficio. Johny conoce perfectamente las características de cada madera local, que son las mas utilizadas en por él. Escucha con atención las instrucciones de los clientes, y propone soluciones siempre cordiales, buscando nuevas si las primeras no gustaron. Trabaja como docente de la Escuela Taller, y trabaja con desmovilizados que desean aprender el oficio y continuar la tradición. Su hermoso espacio de trabajo está presidido por una gran imagen de San José trabajando mientras conversa con su hijo.

Desde lejos los hornos de ladrillos parecen monumentos de una gran civilización extinguida. Son estructuras efímeras, pues el calor va cociendo los ladrillos que los conforman, así cada final de ciclo se van renovando casi completamente. Benny Van Strahlen lo sabe mejor que nadie: se ha dedicado desde siempre a este oficio, que aprendió de su padre. No es nada sencillo: hay que saber encontrar la mejor arcilla, dejar secar los ladrillos al sol durante al menos un día, y conocer los secretos de los hornos para que se cuezan sin romperse. En tiempos de mucha demanda llega a contratar hasta 20 personas para que le ayuden.  Es imprescindible escudriñar el cielo, pues una lluvia inoportuna puede echar a perder el trabajo de varios días. Ni siquiera cortar los ladrillos es fácil, toca disolver agua en serrín y remojar los moldes antes de acercarlos al barro. Es un espectáculo ver los patrones geométricos que forman los ladrillos, de distintos colores según la fase de preparación, primero extendidos para secarse bajo el sol, luego apilados para cocerse sobre los hornos.

De los artesanos y de su buen oficio depende en gran medida la supervivencia de las tradiciones en Mompox. En estos momentos hay muchas casas en restauración, y las carteras de encargos de todos ellos están a tope. También reciben pedidos del resto del país, e incluso del extranjero. Para quien tenga tiempo, vale la pena pasar a conocer sus talleres, su trabajo. Paren un mototaxi y pregunten por Genys, Johny, Beni o cualquier otro artesano de Mompox. Les recibirán siempre con una cordial sonrisa, y los visitantes, tanto adultos como niños, sin duda acabarán no solo conociendo mejor la que quizá sea la ciudad más hermosa de Colombia, sino también a algunas de las personas que hacen posible que esa belleza exista y se mantenga.

lunes, 1 de junio de 2015

Ascensión al Pan de Azúcar desde Sisuma



Con Pepe en el Pan de Azúcar, Colombia. Foto: Orlando.

Al salir de la cabaña Sisuma, a eso de las 4 de la madrugada, parecíamos un gusanito de mineros: nuestras lámparas frontales cortaban el aire helado de la sierra, aunque su breve intensidad no era obstáculo para que desde el cielo completamente despejado un interminable océano de estrellas nos deslumbrara. La cuesta arriba comienza a pocos metros de la cabaña, pero el tiempo vuela entre jadeos y nerviosismo. En el camino adelantamos a otros caminantes que paran a descansar. Un poco más tarde son ellos los que nos adelantan. Antes de que rompiera el amanecer ya nos habíamos hecho amigos. Cuesta abajo no había rastro de otros montañeros: las frontales les hubiera delatado con facilidad.

Subiendo por el Paso del Conejo. Foto: Jorge Bela
En el recuerdo parece que fue cuestión de minutos, pero en todo caso antes de lo que esperábamos, nos encontramos en una pradera, justo al comienzo del temido y empinadísimo Paso del Conejo. Justo cuando nos disponíamos a comenzar el ascenso, entre la oscuridad apareció un caminante que descendía con paso titubeante. “Me he puesto muy enfermo, “ nos anunció, “con vómitos y todo. He tenido que bajar.” Nico le entregó una de las pastillas antisoroche que llevaba. Mi estómago se contrajo aún más por el nerviosismo. Estábamos a unos 4.300 msnm, y la jornada no había hecho más que empezar.
En el borde de nieve. Foto: Jorge Bela
Una vez superado, el Salto del Conejo, aunque duro, resultó menos fiero de lo que lo pintaban. Empinado, sí, pero sin ninguna dificultad técnica. Cuando llegamos a la parte más elevada ya se estaba haciendo de día: el espectáculo del amanecer entre las cumbres no nos decepcionó. El camino, ahora ya en suave ascenso, transcurría por unas enormes y comodísimas lajas. El sol, nada más hacer su aparición, empezó a calentar con fuerza. Superados el frío y la oscuridad, nuestros dos últimos enemigos eran la altura -- cada paso era un jadeo – y esos nervios verracos que no nos dejaban en paz.

Nico y pepe entran en calor con un combate de alta montaña. Foto: Jorge Bela


Silvia y Nicolás en la cordada. Foto: Jorge Bela

En el borde de la nieve nos colocamos los crampones y nos abrigamos lo mejor posible. El día era espléndido, pero el aire helado. Nos encordamos y comenzamos el lento ascenso: nuestro guía Orlando en primer lugar, yo en segundo, Silvia en tercero, Nicolás el cuarto, y cerrando la cordada Pepe. Una cordada tan larga es como un día de pesca, se avanza o se detiene según los tirones que se sienten: no hay otra comunicación mejor en estas circunstancias. Al principio a trompicones, después con mayor fluidez, dimos la vuelta al imponente Púlpito del Diablo, una auténtica maravilla natural, quizá la mas espectacular de Colombia. Seguimos el ascenso hasta unas rocas ubicadas al pié de la cumbre, a 5.000 metros, y allí tomamos descanso. Nicolás no se sentía bien del todo, y optó por quedarse, acompañado por Sonia.
Púlpito del Diablo, Colombia. Foto: Jorge Bela
Nosotros continuamos la marcha hasta el borde de la cumbre, un ascenso casi vertical (o eso me parecía), tras el cual avanzamos por la arista –si, abismo a ambos lados—a cuyo fin encontramos un estrecho pasillo de hielo. Cuando a penas faltaban unos metros, el guía encontró una grieta que le pareció demasiado peligrosa. “Hasta aquí se puede llegar,” nos anunció, “aunque nos hemos quedado a unos metros del final, sí hemos llegado a la cota máxima, por lo que se puede afirmar que hemos llegado a la cumbre.” Pepe protestó un poco, pero yo lo tuve claro: ni un paso mas allá de donde nos indicaba el guía. Unas fotos, unos minutos de contemplación del sobrecogedor espectáculo, y comenzamos el descenso.
La arista desde la cumbre. Foto: Pepe Zárate
Como ya pude comprobar en mi ascensión al Toti, la bajada en hielo es mas difícil que la subida. La arista no fue problema, pero el trozo casi vertical supuso un gran esfuerzo. Utilizamos toda la técnica aprendida y por fin llegamos a las rocas donde nos esperaban Silvia y Nico. En ese preciso momento se desataron finalmente los nervios acumulados durante toda la mañana, y por primera vez pude disfrutar del paisaje incomparable que ofrecen las montañas nevadas que rodean la Laguna Grande de la Sierra, un orgullo para Colombia. Sentí mucha mas emoción en ese momento que en la cumbre del Pan de Azúcar. Nico ya se encontraba mejor y comenzamos el descenso. Aunque habían transcurrido horas desde que salimos de la cabaña Sisuma, a mi me pareció que habían transcurrido a penas unos segundos.
Orlando descansa en una roca. Foto: Jorge Bela

Aprendiendo las técnicas. Foto: Jorge Bela
La cámara de Google. Foto: Jorge Bela


El Pan de Azúcar desde Sisuma al amanecer. Foto: Jorge Bela