viernes, 29 de mayo de 2015

El viaje es el destino: Una forma alternativa de llegar al aeropuerto de Medellín.

Silletero cerca de Medellín. Foto: Jorge Bela
Son muchas y bien conocidas las formas que hay para llegar de Medellín hasta su aeropuerto internacional en Río Negro: taxis, taxis compartidos, buses expresos, incluso busetas cumplen a la perfección su cometido, atendiendo a todo tipo de visitantes. Sin embargo, existe otra forma de llegar, mucho mas demorada,  perfecta para aquellos que piensan que el viaje es en sí el destino, y que permite disfrutar durante unas horas más la maravillosa capital de Antioquia. Si Usted no tiene afán (el itinerario propuesto puede demorar mas de 4 horas), va ligero de equipaje, y prefiere las pequeñas aventuras urbanas a la comodidad de los transportes exprés, siga leyendo.

El traslado comienza utilizando el mismísimo Metro de Medellín.  Desde la estación mas cercana a nuestro lugar de hospedaje debemos desplazarnos hasta la estación de Acevedo, donde tomaremos la línea K del Metrocable. Una vez en la estación de Santo Domingo, haremos el trasbordo a la línea L, donde comenzará el espectacular trayecto de 20 minutos que se inicia aún en las laderas urbanas, pero que pronto se adentra por la espesura del Parque Arví, sobrevolando las copas de sus inmensos árboles. La aventura ha dado su comienzo.
Parque Arví. Foto: Jorge Bela
Una vez que lleguemos a Piedras Blancas, final de la línea, tendremos la ocasión de disfrutar de un pequeño mercadillo. Allí podremos refrescarnos, comer algo, incluso comprar algún pequeño regalo de último momento. Conviene recordar que no tenemos afán alguno, y que disponemos de tiempo de sobra para llegar hasta el aeropuerto.

Desde la estación del Metrocable tendremos que tomar un transporte público, bien a Guarne o bien a Santa Elena. Justo frente a la puerta de la estación de Piedras Blancas hay un puesto de información turística, donde nos podrán aclarar cualquier duda que pudiéramos tener. Aunque no hay paraderos claramente marcados, basta preguntar a cualquier persona en la zona, y de paso comprobar una vez mas la proverbial amabilidad de los paisas.
Guarne, Antioquia. Foto: Jorge Bela
Como ya conocía Santa Elena, me decidí por Guarne como siguiente destino. Fundado en 1757, es un pueblito del oriente antioqueño hermoso, lleno de vida, y donde la ausencia de turistas permite la integración plena en la vida local. Santa Elena tiene una mayor frecuencia de comunicación en transporte público con el aeropuerto José María Córdoba, por lo que puede ser la opción mas práctica. La tradición silletera, y su espectacular papel en la feria de las flores han dado fama a este pequeño pueblo colindante con Medellín (hay tours organizados que permiten conocer las fincas donde se cultivan las flores y se explica la tradición).  Una vez en el centro de Santa Elena, hay que buscar el bus del Sistema de Transporte Público de Rionegro que lleva hacia el aeropuerto. Es necesario pedirle al conductor que entre dentro del recinto aeroportuario, porque no lo hace siempre.

Mucho se ha hablado de la diferencia entre los turistas y los viajeros. Se supone que estos últimos son quienes de verdad disfrutan de cada momento, de cada experiencia, de cada matiz que el viaje va ofreciendo. Es a los viajeros a quienes propongo que aprovechen el obligado traslado al aeropuerto para conocer un poquito mejor Medellín y sus fascinantes localidades colindantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario