lunes, 10 de junio de 2013

Seis consideraciones a tener en cuenta antes de viajar a Colombia (Parte 1)



Unos amigos madrileños me han pedido consejo sobre su inminente viaje a Colombia. A raíz de las conversaciones que he tenido con ellos surgió la idea de escribir este post. Se trata de consideraciones generales que espero sean de interés para todo aquel que esté considerando visitar este hermoso país.


1. Oportunidad

Colombia está en un momento singular de su historia: la prosperidad económica y la expectativa de la finalización del larguísimo conflicto ha puesto bajo el foco internacional los ingentes atractivos turísticos que habían permanecido mayoritariamente ocultos hasta fechas muy recientes. Aunque el número de visitantes extranjeros está creciendo de forma exponencial, el volumen total sigue siendo aún relativamente pequeño. Salvo en lugares como Cartagena de Indias, con una larga tradición turística, y algunos otros puntos igualmente concurridos, aún es posible disfrutar de auténticas maravillas naturales casi en completa soledad. Esto va a cambiar, sin duda, a medio plazo, por lo que conviene aprovechar esta oportunidad sin demora.





2. Seguridad

El conflicto armado ha quedado circunscrito a ciertas regiones geográficas, pero en ocasiones éstas son las sumamente hermosas e interesantes para los visitantes.  A medida que aumenta la seguridad en el país, mayor es el interés que estas zonas, antes completamente inaccesibles, ofrecen a los turistas. La mejor prevención es la información: antes de adentrarnos en zonas que pueden presentar problemas de seguridad, lo mejor es informarse muy cuidadosamente sobre la situación en ese momento. En caso de la menor duda, la única opción razonable es evitar la zona y visitar cualquier otra: no olvidemos que la mayor parte del país ya no presenta problemas de este tipo. Los incidentes de turistas con grupos armados han sido muy escasos en los últimos años.

Por otro lado conviene no olvidar las precauciones habituales para evitar los delitos comunes. De nuevo, la mejor defensa es la buena información, y sobre todo no “dar papaya,” expresión colombiana equivalente a la española: “no dar pié.” En este caso se traduce en no hacer exhibiciones de objetos de alto valor, no adentrarse por barrios inseguros, desconocidos o solitarios, evitar en lo posible tomar taxis en la calle, etc…




3. Prudencia

La imponente geografía colombiana es una de las razones que convierten a este país en uno de los más hermosos del mundo. Recorriendo distancias relativamente pequeñas se puede pasar de un glaciar con nieves perpetuas a una jungla de temperaturas tropicales. Esta orografía, junto con la ubicación ecuatorial, exige adoptar ciertas precauciones, sobre todo cuando nos alejamos de los núcleos urbanos. Lluvias torrenciales, crecidas súbitas de los ríos, desprendimientos rocosos, el mal de altura, por poner tan solo algunos ejemplos, pueden jugar una mala pasada a turistas desprevenidos. Conviene ser especialmente cuidadoso en la alta montaña, donde es fácil perderse o sufrir un percance,  por lo que resulta obligatorio ir acompañado, y en ciertas rutas contratar a guías expertos. También en las zonas calientes hay insectos y serpientes sumamente venenosos.

Colombia se aproxima a los 50 millones de habitantes, pero la población está concentrada en la región andina y en los núcleos urbanos. Fuera de ellos hay vastas regiones casi totalmente despobladas. De nuevo, el mejor consejo es informarse muy detalladamente de las rutas que se van a seguir, y llevar los medios adecuados para superar cualquier pérdida o incidente (mapas, GPS, botiquín de primeros auxilios).





1 comentario:

  1. Me parece muy acertada toda la información que das :)

    ¡Gracias Jorge!

    Un saludo,

    Constanza.

    ResponderEliminar