Que pena con Usted: Visita a Tudor Place, o el guía como trovador