viernes, 26 de julio de 2013

Una ñapa de nostalgia en medio de la prosperidad (II)

Las temibles escavadoras Hitachi acabando con un edificio en Bogotá. Foto: Jorge Bela
Hace poco más de un año escribí sobre una pintura que apareció en un edificio a medio demoler muy cerca de mi casa. Hoy en día ese pequeño y melancólico predio ha sido sustituido por una elegante mole de ocho pisos de altura. La velocidad de la construcción y el hecho de que todos los departamentos estén ya vendidos, según me informó una persona conocedora del asunto, son la prueba irrefutable del vigor que el mercado inmobiliario tiene en estos momentos en Bogotá.

Este era el dibujo que inspiró mi post inicial. Foto: Jorge Bela
Bienvenido sea el progreso. No cabe duda de que una densidad mayor, acompañada de las necesarias infraestructuras y servicios, puede redundar en una ciudad mejor y mas amigable para sus habitantes. Bienvenidos sean también, por tanto, mis nuevos vecinos, a quienes espero poder saludar por la calle antes de que termine el año. Sin embargo, conviene también hacer una pausa, y pensar en la Bogotá que poco a poco está desapareciendo.

Edificio que han levantado en menos de un año. Foto: Jorge Bela
Para la construcción de las nuevas moles se han destruido cafés, comercios, cigarrerías…lugares que eran el escenario cotidiano de muchos vecinos o personas que pasaban por el barrio. Lugares antes soleados, ahora tendrán sombras perpetuas, inescapables. Una forma de vivir está desapareciendo para siempre por mi barrio.
Otro gran edificio sustituye a otro mucho menor.
El dibujo del apóstol Santiago acabando con un feroz enemigo simbolizaba los sueños perdidos. Ojalá el nuevo edificio que tan velozmente lo ha sustituido tenga alguna obra de arte a la vista de los transeúntes. De ser así, se convertiría en el símbolo de los nuevos sueños que la prosperidad está generando en Colombia. Celebrémoslos al tiempo que recordamos las ñapas de nostalgia que el eterno proceso de destrucción/reconstrucción de las ciudades inevitablemente nos entrega.

El post original se puede leer aquí.





No hay comentarios:

Publicar un comentario