domingo, 20 de abril de 2014

Taxi Tienda, innovación y comercio en Medellín

Espectaculares luces multicolores en el Taxi Tienda. Foto: Jorge Bela

Ya lo he dicho en otra ocasión, Medellín es el motor industrial de Colombia, cuna del emprendimiento y lugar donde parece que todo es posible. Por eso no me sorprendió demasiado cuando en la salida del primer día del WUF7, al parar un taxi se detuvo el regentado por Uriel Zuliaga. En su tarjeta  de visita lo deja casi completamente claro: “mecatos, recargas, gorras, entre otros.” Y es que su vehículo no es un simple transporte, es todo un Taxi Tienda, en el que los pasajeros pueden comprar infinidad de cosas, desde una linterna hasta una botellita de aguardiente. Sin duda ambas cosas pueden venir muy bien en ciertas horas de la animada noche de la capital de Antioquia. Pero los pasajeros diurnos pueden recargar sus celulares— el Taxi Tienda dispone de datáfono – incluso picotear unas tradicionales  arepas.

Uriel Zuluaga, propietario del Taxi Tienda. Foto: Jorge Bela
Pero esto no es todo lo que ofrece Uriel a sus afortunados clientes: el taxi está equipado con un sofisticado sistema lumínico con bombillos LED que proyectan haces multicolores en todas direcciones. La música acomnpaña. Uriel lo tiene claro:”para salir adelante uno tiene que esforzarse al máximo. Las cosas han estado muy feas en Medellín y ahora toca redoblar el trabajo.”  Se siente muy orgulloso de su ingenio comercial, en la mejor yradición local, y me advierte de que ya ha salido en varias publicaciones y en programas de televisión. “Los clientes quedan encantados, y yo siento que hago el mejor servicio posible.”

El tráfico es lento en la hora pico, y Uriel me va mostrando su amplio abanico de productos. No necesito nada, pero dan ganas de comprar alguna cosa. Me resisto, estoy de paso en Medellín, y no puedo acumular cosas que no preciso. Sin embargo, es fácil imaginar clientes adquiriendo una linternita con la que detectar huecos en la puerta de sus casas, o pelaos rumbo a una agitada noche de reguetón compartiendo media de un exquisito "tapa azul.” Los precios son competitivos, fruto del fino olfato comercial del propietario del Taxi Tienda.


Finalmente llegamos a mi destino. Uriel se despide y le veo alejarse por la Avenida del Poblado . Las luces multicolores en su interior hacen al Taxi Tienda reconocible a gran distancia. Le deseo a Uriel el mayor de sus éxitos en este emprendimiento!






Nota: a alguno les recordará esta historia a la del mambo taxi, de fama internacional hace algunos años.







No hay comentarios:

Publicar un comentario