viernes, 25 de enero de 2013

Cerros Orientales: deporte y meditación en un tesoro ecológico


Taiun Araki medita en los Cerros Orientales
Taiun Araki medita en los Cerros Orientales. Foto: Jorge Bela
Ya son varias las ocasiones en las que he escrito sobre los Cerros Orientales, auténtico tesoro oculto de Bogotá. Esta semana he subido cuatro veces con mi amiga Toya Viudes, buscando hacer ejercicio y prepararnos para la próxima ascensión a El Cocuy, que esperamos hacer la primera semana de marzo. Son unos 7 kilómetros de caminata con un ascenso total de unos 400 metros, con la habitual empinación andina. Uno llega a los repechos con la lengua fuera, pero feliz de lo logrado.  Cada día se siente la mejoría física. Espero que dure el buen tiempo y poder seguir haciendo este perfecto ejercicio diario. (Aqui puede ver el track de la caminata, sacado con mi GPS)

Perfil de la excursión y ritmo cardiaco, según mi pulsómetro
El camino está completamente vigilado por jovencísimos policías, pero hay que madrugar: las puertas se abren a las 5 en punto, y se cierran también puntualmente a las 10. Nosotros subimos a las 7, y ya se ve mucha gente bajando. Obviamente, los que suben sudan, sufren y jadean, mientras que los que bajan charlan tranquilamente. Muchos de los caminantes son habituales, y ya vamos conociendo a algunos, y a sus mascotas: la caminata es una maravilla para los amantes de los perros. Hoy viernes había mucha más gente de lo habitual, y por lo visto los sábados la afluencia es masiva, yo aprovecharé para descansar.
Los caminos de ascenso a los Cerros orientales de Bogotá son muy empinados
Empinado camino de ascenso. Foto: Jorge Bela
Aunque mi prioridad es la mejora de la forma física, por el camino encuentras personas con todo tipo de objetivos: paseo de mascotas, caminatas familiares, exploraciones pedagógicas. Poco antes de llegar al destino se atraviesa un denso pinar, cuya pinocha ha formado una mullida alfombra. Es un lugar mágico, silencioso. Ayer vimos un grupo haciendo yoga, saludando al sol recién salido. Hoy hemos encontrado a un monje budista, Taiun Araki, meditando. Al regreso nos hemos acercado a charlar con él, y nos ha contado que es japonés, y que ha venido a Colombia a sembrar la semilla de Buda.

Túnel bajo la Circunvalar que permite el acceso a los Cerros Orientales de Bogotá
Túnel bajo la Circunvalar que permite el acceso a los Cerros. Foto: Jorge Bela
A lo largo del camino los saludos se intercambian de forma incesante: los policías, los caminantes, todos devuelven una enorme sonrisa al saludo. Los Cerros Orientales de Bogotá son una auténtica maravilla.

Vista desde los Cerros orientales. Foto: Jorge Bela

No hay comentarios:

Publicar un comentario