jueves, 10 de enero de 2013

Urumita, mucho más que una gota fría

Holly Socarrás en su natal Urumita. Foto: Jorge Bela

En 1938 Emiliano Zuleta Baquero compuso su obra maestra, “La Gota Fría,” que alcanzó fama universal seis décadas más tarde cuando la versión de Carlos Vives llegó a los primeros puestos de superventas. El vallenato puso a Urumita en boca de todos, y por eso tenía muchas ganas de conocer esta ciudad ubicada entre La Guajira y el César, y cuyo término municipal se extiende sobre la Sierra del Perijá hasta Venezuela. Finalmente tuve la oportunidad el pasado mes de diciembre, cuando recorrí junto a un grupo de periodistas la Ruta del Vallenato.


María del Carmen nos explica que lleva 42 años de luto. Urumita, La Guajira
María del Carmen nos explica que lleva 42 años de luto. Foto: Jorge Bela
En nuestra visita descubrimos que Urumita es mucho más que una gota fría.  Pasamos solo un día, y nos supo a muy poco. Lo que nos quedó por ver es mucho más de lo que vimos,  que fue bastante. Tuvimos ocasión de conocer los jardines de alguno de los ganadores del Festival de Flores y Calaguas, como el de María del Carmen, que lleva 42 años de luto y sin poder disfrutar del festival, o el de Jairo Villazón, cuya casa está enteramente hecha de bareque. Almorzamos espléndidamente en el restaurante Villa Mary, junto al río Mocho, donde nos dijeron que si las madres comen malanga, los hijos salen “monos.”

Rio Marquezote, Urumita
Rio Marquezote, Urumita. Foto: Jorge Bela

Supimos que el delicioso café local, que se seca –junto al cacao -- en las calles, se toma con jengibre, y que desde el Cerro Pintado se puede ver el Salto del Angel en Venezuela. Supimos también que el Río Marquezote tiene aguas frías y agitadas, mientras que el río Urumita, o Mocho, tiene aguas tranquilas y templadas: baños para todos los gustos. Finalmente, hicimos un tour a toda velocidad en los motocarros que se utilizan habitualmente como taxis. Todo esto con un clima magnífico y sintiendo de forma constante la hospitalidad y la amabilidad de los urumiteros.

Cicerón Barros, alcalde, junto a la ganadora del festival de flores y calaguas. Urumita, La Guajira
Cicerón Barros, alcalde, junto a la ganadora del festival.
Queda pendiente el regreso, sobre todo para ascender al páramo seco y alcanzar la cumbre del Cerro Pintado, punto más elevado de la Sierra del Perijá y un objetivo claro para cualquier amante de las montañas. Pero también para conocer las cascadas del Río Marquezote, cuyas márgenes recorrimos pero no alcanzamos por falta de tiempo, y para asistir al festival de flores y calaguas. Urumita es uno de esos lugares que aún no han sufrido los efectos del turismo masivo, y que precisamente por ello tienen un interés turístico excepcional. Volveremos.


Vallenato en Urumita, La Guajira.
Vallenato en Urumita, La Guajira.Foto: Jorge Bela


No hay comentarios:

Publicar un comentario