viernes, 15 de febrero de 2013

Perros en los cerros

Zac, ya en la cumbre. Foto: Jorge Bela
Hoy se me ha hecho tarde, y no voy a poder subir a los Cerros Orientales. Para poder ir sin afanes, tengo que salir de mi casa como muy tarde a las siete y cuarto (las puertas de la Quebrada de la Vieja se cierran a las 10 en punto). Es una pena, pues hace una mañana perfecta, casi sin nubes, y una temperatura ideal para caminar. La semana que viene no puedo fallar ni un solo día,  pues se acerca rápidamente mi caminata a El Cocuy, y no me queda otra opción que entrenarme lo más que pueda. Cuando termine de escribir este post, saldré a correr por el Virrey, no es lo mismo que una subida empinada, ¡pero siempre mejor que nada!

Caho espera a su dueño. Foto: Jorge Bela
Una de las cosas que hacen agradables los ascensos por la Quebrada de la Vieja es que se acaba por hacer amigos. Y no solo humanos, ¡también caninos!. Si los cerros son un paraíso para nosotros, no lo son menos para los perros. Gozan de total libertad, y pareciera que hasta disfrutan del paisaje y del aire puro. Los hay de todos tipos y tamaños: desde los hermosos cazadores de leones de Rodesia (hay al menos tres ejemplares), hasta perros salchicha que se mueven con sorprendente soltura entre las rocas. Mi favorito es un Jack Rusell llamado Arroz, que juguetea sin parar. Sus hermanos, pastores australianos, destacan por su temeridad kamikaze, pues se lanzan a una velocidad de proyectil sobre la espesura del bosque.

Red, con la lengua fuera. Foto: Jorge Bela
Los hay que buscan y esperan a sus amos pacientemente, mientras otros se divierten desapareciendo durante largos periodos de tiempo, ignorando cualquier llamada. Muchos disfrutan dándose baños aparatosos en el río,  para después retorcerse en el barro. Algunos miran a los caminantes con curiosidad, otros se asustan en cuanto te ven y salen escopetados. A mi me encantan los perros, y su presencia es otro incentivo que me anima a subir a la montaña cada mañana. Aquí les dejo con algunos de mis nuevos amigos.









No hay comentarios:

Publicar un comentario