miércoles, 12 de septiembre de 2012

1-3 a favor de Colombia: ¡al pelo!

Plaza Bolívar, epicentro de Bogotá. Foto: Jorge Bela
Ayer estuve en el centro histórico de Bogotá. Después del almuerzo, las calles y plazas estaban inusualmente vacías. Algo extraordinario estaba sucediendo, sin duda. Los ocasionales gritos, y las muchedumbres apelotonadas delante de los comercios me dieron la clave: jugaba la selección colombiana un partido importante. la tensión se mantuvo durante largo rato, pero de pronto se empezaron a escuchar sonoras manifestaciones de alegría: eran los goles colombianos.  Cuando esto sucedía, los escasos transeúntes se abalanzaban corriendo sobre cualquier lugar en el que hubiera un televisor: policías, cocineros, moteros, vendedores ambulantes, todos querían ver la repetición de la jugada, compartir el optimismo.

Transeuntes apelotonados frente a una diminuta TV en una sombrerería. Foto: Jorge Bela.

En Bogotá hay una enorme afición al fútbol. En los grandes torneos internacionales, instalan pantallas en los espacios públicos. Los partidos importantes, incluso los de ligas extranjeras, generan expectación, y los bares y restaurantes se llenan de grupos que se reúnen para verlos. Por razones obvias, he pasado grandes momentos futbolísticos desde que estoy en Bogotá, sobre todo en el Mundial y Copa de Europa pasados, pero también en los rallies Barcelona-Madrid, y otros muchos. Pero ya iba siendo hora de que los rolos tuvieran también sus alegrías propias. La selección colombiana no había tenido suerte en muchos años, y las dos victorias consecutivas han caído como un maná. Fue divertido y emocionante compartir su felicidad por las calles del centro de Bogotá.

1 comentario:

  1. ¿Apostaste en alguna polla? :)

    Desde aquí también celebramos los triunfos de la selección colombiana de fútbol.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar