miércoles, 26 de septiembre de 2012

Nueva visita al Museo del Oro: ¡El patrimonio no se vende!


Disco Rotatorio. Museo del oro.


Ayer regresé a Bogotá después de estar seis días dando la vuelta a la Sierra Nevada de El Cocuy, la caminata más espectacular que he hecho en mi vida. Dormir bajo los gigantes nevados compensa con creces el aislamiento total (no hay señal alguna de celular), la lluvia y el cansancio de jornadas de siete, y hasta nueve, horas caminando.

Nada más llegar a Bogotá, fui con Toya a la presentación de una exposición temporal en el Museo del Oro: “Una mirada desde el patrimonio arqueológico.” Si las montañas son la columna vertebral de Colombia, el patrimonio cultural es su sistema nervioso, el lugar donde reside el subconsciente, la identidad del país.

La exposición es pequeña, sobre todo en medio de la inmensidad del Museo del Oro, a penas unos paneles informativos, pero es sumamente interesante. Muestra como hasta mediados del siglo XIX los objetos de oro se consideraban sobre todo como materia prima, generalmente a fundir. Con el tiempo, los coleccionistas dieron a los objetos un valor mucho mayor que los materiales con los que estaban hechos, y se compraban y vendían libremente.

No fue hasta entrado el Siglo XX cuando se tomo conciencia del verdadero valor de los objetos arqueológicos, y pasaron de ser material comercial a ser patrimonio de la Nación. En 1969 el Banco de la república compró un poporo Quimbaya, dando así inicio a la colección que hoy constituye el impresionante Museo del Oro. La protección del patrimonio arqueológico se fue plasmando en distintas leyes, incluso en la constitución de 1991: ya nadie puede ser propietario de un patrimonio que solo corresponde a la Nación. Quienes ahora tengan en su poder objetos de este tipo, pueden ser tenedores, pero están sujetos a la obligación de mantenerlos, y de registrarlos. Y es precisamente el agotamiento del plazo legal para el registro, que termina en 2013, lo que ha impulsado que se haga esta exposición temporal.

La presentación corrió a cargo del antropólogo del Museo del Oro Héctor García, uno de los curadores de la exhibición, que logró transmitir su entusiasmo a los presentes. El patrimonio histórico no son solo los objetos precolombinos, aclaró, sino también toda la herencia patrimonial de los tiempos coloniales y de la república. Vale la pena echar un vistazo a esta exposición temporal.

Hector García, antropólogo del Museo del Oro. Foto: Toya Viudes



No hay comentarios:

Publicar un comentario