lunes, 3 de septiembre de 2012

Nueva subida a la Quebrada, dando innecesaria papaya...


Vista de la Sabana de Bogotá desde los Cerros Orientales. Foto: Jorge Bela
El jueves volví a subir a La Quebrada, esta vez con la intención de llegar hasta la imagen de la virgen, y sacar algunas fotos. Subí solo, y eso me facilitó conocer gente por el camino. En la cumbre conocí a Luis, quien me habló de la Asociación de Amigos de la Montaña. Ya en el descenso conocí a Lía Roux, que lleva 25 años subiendo cada día por la Quebrada. Me indicó un camino mágico, poco conocido por los numerosos caminantes que recorren el camino principal. También me puso los dientes largos con las caminatas al Bosque del Silencio, y con la travesía hasta Montserrate. Se fijó en mi cámara y me sugirió que es mejor no "dar papaya" (no dar pié, no poner las cosas fáciles): la seguridad es cosa de todos, y una forma de desincentivar los delitos en los Cerros Orientales es no subir con cámaras ostentosas, celulares caros, etc... Prometo seguir el consejo de Lía.

Lia Roux. Foto: Jorge Bela
Los Cerros desde los Cerros
Camino de ascenso. Foto: Jorge Bela
El camino atraviesa un espeso pinar.
Líquenes en el camino

No hay comentarios:

Publicar un comentario