Que pena con Usted: En Bogotá las noches navideñas se llenan de luz (¡y de gente!)