sábado, 29 de noviembre de 2014

El Virrey: un corredor ecológico para Bogotá

Parque del Virrey, Bogotá, Colombia
Mas de 100 especies de árboles son la vivienda perfecta para las aves. Foto: Jorge Bela
“En general, miramos mucho pero observamos poco,” afirmó rotundamente Jorge mas o menos a mitad del paseo por el parque del Virrey. Y tiene razón, yo paso por ese parque casi cada día, incluso corro por él siempre que puedo, y lo disfruto muchísimo. Sin embargo, esta mañana lo he visto de una forma totalmente nueva. Mi amigo Juan Carlos Caicedo había organizado una pequeña caminata enfocada a conocer su diversidad biológica. La invitación dejaba las cosas bien claras: el parque tiene nada menos que 60 especies de aves, y mas de 100 especies de árboles.
Juan Carlos Caicedo
Juan Carlos Caicedo. Foto: Jorge Bela
Llegué al punto de encuentro a las 7 y 5, y la charla ya había comenzado. Juan Carlos nos contó como su interés por el parque se había redoblado desde que vive en una de sus orillas. Muchos aspectos de su dimensión biológica son bastante desconocidos, algo que resulta sorprendente en un espacio urbano tan concurrido. Eso le animó a realizar un trabajo que será publicado la semana entrante, en el que se enumeran no solo los árboles y las aves, sino también los insectos, pequeños vertebrados y muchas especies botánicas observadas a lo largo de meses.
Parque del Virrey, Bogotá, Colombia
Una mirla se refresca en el caño.
El parque tiene una larga historia como espacio verde, pues anteriormente fue parte de un campo de golf del antiguo Country Club. Con los años fue adquiriendo su fisonomía actual, y es considerado como uno de los corredores ecológicos de ronda de la ciudad. Esto quiere decir que no solo tiene un valor recreativo, sino que se reconoce su alto valor ecológico. A pesar de esto, sufre diversas amenazas, como el desagüe de aguas negras cuando desbordan los colectores de drenaje, o la fumigación indiscriminada que busca acabar con ratas y zancudos, pero que tiene efectos devastadores sobre la ecología de la quebrada y sus alrededores. El hecho de que son muchas las entidades públicas, incluso alguna privada, que tienen competencias en el mantenimiento del parque complica aún mas las cosas.
Parque del Virrey, Bogotá, Colombia
Parque del Virrey, Bogotá, Colombia
Aún así, la diversidad biológica es asombrosa. No pudimos ver muchos pájaros en el paseo, pero Juan Carlos nos fue explicando minuciosamente los puntos donde suele ser mas fácil verlos, los árboles en los que encuentran mejor alimento. Nos fijamos en algunos detalles fascinantes, por ejemplo la cobertura vegetal que crece sobre la corteza de los árboles, y que da sustento a numerosas especies de insectos, que a su vez forman parte integral de la dieta de muchos pájaros.
Parque del Virrey, Bogotá, Colombia
Riqueza biológica en la corteza de los árboles. Foto: Jorge Bela
Algunos de los problemas ecológicos no son fáciles de resolver, como por ejemplo los vertidos en épocas de mucha lluvia, pero Juan Carlos propone soluciones a pequeña escala para mejorar la salud biológica del parque. Por ejemplo, propone incrementar la diversidad de flores y plantas en los pequeños jardines privados de la zona. Esta solución, económica, no solo ayudaría a que las aves encontraran mejor alimentación en ciertas épocas, sino también fortalecería la vinculación entre los vecinos y su parque, además de su innegable valor pedagógico.
Parque del Virrey, Bogotá, Colombia
El parque conecta con los Cerros Orientales, al fondo en la foto.
La observación de ciertas aves que habitualmente solo viven en los cerros han permitido a Juan Carlos concluir que el parque lineal cumple con su función de corredor, uniendo la ciudad con los cerros. Es todo un lujo que estos animales puedan acercarse hasta el centro de la ciudad. Para poder disfrutarlos no basta con mirar, hay que observar con mayor cuidado. Vale la pena. A partir de hoy recorreré el Virrey, uno de los parques mas hermosos de Bogotá, con una mirada completamente distinta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario