martes, 14 de enero de 2014

Jardín Botánico de Bogotá: renacimiento en un oasis de paz

Ejemplares de victoria regia amazónicas. Foto: Jorge Bela
Bogotá vive en medio de una difícilmente comprensible contradicción : está ubicada entre espacios naturales absolutamente espectaculares (páramos, bosques de niebla, ríos y lagos prístinos), pero padece una agobiante falta de espacios públicos y de parques. Se está intentando poner remedio a este problema abriendo los Cerros Orientales a la ciudadanía y convirtiendo calles y autopistas en ciclovías los días festivos. Sin embargo, pocos lugares dentro de la capital de Colombia ofrecen tanta tranquilidad, tantos remansos de paz, como el Jardín Botánico José Celestino Mutis.

Frailejones en el jardín botánico. Foto: Jorge Bela
Fundado, como tantos otros jardines de su tipo, por un coleccionista amante de la botánica, Enrique Pérez Arbeláez, durante la segunda mitad del siglo XX cayó en el abandono y en una gestión que no se ajustaba a los criterios científicos que deben regir los botánicos. Su función no es solo la de cobijar con su  sombra a los paseantes, sino servir como un intenso foco de divulgación y también como centro de investigación. Desde hace un par de años se están corrigiendo los errores del pasado reciente y el Jardín Botánico está recuperando su perdido esplendor.

Patricia nos transmite su entusiasmo por la botánica. Foto: Jorge Bela
En la entrada nos esperaba una amable señorita, cuyo nombre aún no conocíamos, que nos explicó las opciones de la visita: esperar unos minutos a que partiera un grupo con guía, o comenzar el recorrido por nuestra cuenta, con algunos materiales de apoyo que ella nos entregaría. La espera era corta y no lo dudamos. Un pequeño grupo se unió a nosotros y pronto comenzó el recorrido. Patricia, que así se llama la persona que nos recibió, resultó ser también nuestra guía. Su entusiasmo por la botánica en general y por el Jardín en particular se notó desde el primer momento, y acabó por contagiarnos a todos.

Palmera de cera, la planta nacional de Colombia. Foto: Jorge Bela
Estuvimos visitando algunos de los ecosistemas representados en el Jardín. Patricia nos daba explicaciones, nos invitaba a recoger hojas del suelo y romperlas para reconocer sus aromas, nos mostraba las distintas estrategias de supervivencia vegetal, incluso sacaba objetos vegetales variados de sus aparentemente infinitos bolsillos para aclararnos algunos aspectos concretos. El recorrido de una hora se nos hizo corto, y fue mucho lo que aprendimos durante ese tiempo. Los invernaderos ya tuvimos que recorrerlos por nuestra cuenta.

Ejemplar de flor autóctona. Foto: Jorge Bela
No es fácil mostrar en un solo jardín toda la diversidad botánica de Colombia. Los frailejones que sí crecen dentro del perímetro municipal de Bogotá, en las zonas altas de los páramos, sobreviven con gran dificultad, gracias a enormes sombrillas, a la altura del Botánico. Sin una nave refrigerada, es difícil lograr que alcancen una altura considerable. Más sencillo resulta replicar los climas calurosos de los bosques tropicales, pues basta edificar un invernadero y el fuerte sol ecuatorial, aunque brille solo unas horas al día, se encarga de mantener la elevada temperatura necesaria.

Masdevallia ígnea, otra espectacular flor de Colombia. Foto: Jorge Bela
Pero el Jardín no es solo ciencia y divulgación, es un espléndido espacio público al servicio de los bogotanos. Vimos madres paseando sus hijos, incluso unos recién casados que se estaban tomando miles de fotos en los rincones más
Románticos del recinto.

Flor nacional de Colombia. Foto: Jorge Bela

El Jardín Botánico de Bogotá está renaciendo. Vale la pena con creces hacerle una visita a ver como va mejorando en su imparable recuperación


5 comentarios:

  1. Hola Jorge :)

    Veo que cambiaste el aspecto del blog, se ve muy chévere, te felicito ;)

    En cuanto al Jardín Botánico de Bogotá, decirte que es uno de nuestros rincones preferidos, gracias por traer a mi mente bellos recuerdos, gracias por ese trabajo tan importante que haces al mostrar las cosas que no "son noticia" de mi Colombia del alma.

    Un saludo cariñoso,

    Connie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias por tu comentario y por seguir el blog! le voy a dar un acelerón en las próximas semanas, que tengo muchos temas pendientes.

      Eliminar
  2. Hey gracias por recordarme el Jardin Botanico ... lo estare visitando en los próximos días.

    ResponderEliminar
  3. cual es el nombrecientifico del frailejon de jardin?

    ResponderEliminar