lunes, 12 de noviembre de 2012

El valle de Ubaté: capital lechera de Colombia

Valle de Ubaté desde las Cuchillas de Sutatausa. Foto: Jorge Bela
Para quienes aún crean que Colombia es un país de clima tropical y paisajes selváticos o áridos, basta que visiten el Valle de Ubaté para que esa visión tópica de desvanezca por completo. Con una altura media de 2.600 metros, el valle tiene las características perfectas para la cría del ganado lechero: agua y pasto abundante,  temperaturas suaves y estable, y una gran tradición en este tipo de ganadería. Aunque las explotaciones son todavía en gran parte familiares, el Valle cuenta con toda la infraestructura necesaria para su tratamiento, y las buenas comunicaciones con Bogotá aseguran que un porcentaje significativo de la leche consumida en la capital tenga su origen en la zona. Además, toda una industria artesanal de quesos, yogures y postres lácteos hace las delicias de los turistas que abarrotan los comercios que jalonan la carretera, una de las más transitadas de Colombia.
Valle de Ubaté. Foto: Jorge Bela


El fin de semana pasado atravesé el Valle rumbo a Villa de Leyva, con Carlos, buen conocedor de la zona, y Toya. Nuestra primera parada fue en Sutatausa, a unos 85 kilómetros de Bogotá. Allí hicimos una breve excursión por las espectaculares cuchillas, un lugar perfecto para contemplar el verde interminable del Valle. Una familia de pequeños ganaderos nos regaló un par de kilos de tomates de árbol, que cortaron para nosotros.


Muchas explotaciones ganaderas son familiares. Foto: Jorge Bela


Posteriormente, y tras parar a comer fresas con nata, kumis y un delicioso helado en una de las tiendas artesanas, nos detuvimos en un alto para observar la laguna de Fúquene, último hito importante antes de salir de Valle de Ubaté. De nuevo vacas y pastos por todos lados, en un paisaje bucólico. 

Laguna de Fuquene. Foto: Jorge Bela

El Valle está de camino en la ruta a lugares tan turísticos como Villa de Leyva o Barichara. Si es posible, vale la pena ir con tiempo, para poder ir parando y disfrutando del hermoso paisaje.


Tomates de árbol recién cortados. Foto: Jorge Bela






No hay comentarios:

Publicar un comentario