Que pena con Usted: San Juan de Dios, de la medicina al olvido