Que pena con Usted: Entre café y plátanos, en una excursión “violenta”