Que pena con Usted: Bogotá: un paraíso a merced de los elementos