Que pena con Usted: En el Amazonas, mejor no tocar la Rokola con las manos mojadas